domingo, 18 de junio de 2017

SOLIDARIDAD CON CUBA Y VENEZUELA


DECLARACIÓN FINAL 

Los movimientos, la organizaciones sociales, las y los invitados internacionales de América Latina y El Caribe reunidos en la Ciudad de México, en el marco de la celebración del “Encuentro de los Pueblos por la Paz, la Soberanía y el Futuro” el viernes 16 y sábado 17 de junio de 2017, como acto de protesta y de denuncia contra la infame celebración del 47° Período Ordinario de Sesiones de la Organización de Estados Americanos (OEA) emitimos la siguiente Declaración:

Expresamos nuestro más firme respaldo a la Proclamación de América Latina y El Caribe como Zona de Paz y libre de colonialismo, tal como fue acordado por unanimidad por todos los Gobiernos de Nuestra América en Enero de 2014 por la Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Respaldamos a los pueblos latinoamericanos y caribeños que día a día padecen el injerencismo e intervencionismo mientras luchan denodadamente por la construcción de un futuro libre, soberano e independiente. Merecen especial mención el pueblo cubano que tiene ya más de 60 años resistiendo el más brutal y criminal bloqueo impuesto por los Estados Unidos de América; y el pueblo venezolano que desde hace 17 años está sufriendo una despiadada “guerra de baja intensidad” que afecta los logros alcanzados en materia política, económica y social. Frente a las agresiones y amenazas contra nuestra querida Cuba y nuestra Venezuela hermana llamamos a la unidad y lucha de los pueblos de la Patria Grande! No pasarán! Cuba y Venezuela seguirán juntas en el ALBA, PETROCARIBE y CELAC enarbolando las banderas de Bolívar, Martí, del Comandante Fidel y Chávez!

Considerando que, desde sus orígenes la Organización de Estados Americanos ha respondido a los intereses hegemónicos de los Estados Unidos de América y ha servido de sustento ideológico de la Doctrina Monroe de “América para los americanos”.

-Que la Organización de Estados Americanos fue pieza fundamental para la implementación del “macartismo” en nuestra región, persiguiendo, saboteando y conspirando contra los regímenes populares de corte progresista que se dieron en el continente durante los últimos 60 años, siendo cómplice de las dictaduras más atroces vividas en nuestros países.

-Que la Organización de Estados Americanos se ha convertido con el devenir de los años en un instrumento para la desintegración política, social y económica de la región latino – caribeña, que no representa los intereses legítimos de nuestros pueblos y que por el contrario se ha convertido en una especie de Tribunal de la Inquisición al servicio del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América.

Los pueblos de América Latina y El Caribe reunidos en la Ciudad de México resuelven:

Denunciar el descaro con que la Organización de Estados Americanos pretende hablar sobre “democracia y derechos humanos” durante este 47° periodo de sesiones, omitiendo la flagrante y constante violación de Derechos Humanos al que están sometidos los pueblos latinoamericanos y caribeños.

Solidarizarnos con los desaparecidos, y sus familiares, víctimas del narcotráfico, el feminicidio, la violencia del Estado, que hoy están siendo invisibilizadas por la gran mayoría de los Estados participantes de la 47° reunión de sesiones.

Exigir el inicio de un proceso verificable y creíble de justicia, verdad y reparación en todos y cada uno de los casos de violación de Derechos Humanos que quedan aún sin culpables.

Repudiar la política anti migrante y anti latino – caribeña que el Gobierno de Donald Trump vienen impulsando desde la Casa Blanca sin que la Organización de Estados Americanos actúe de forma eficaz en pro de la defensa de los Derechos Humanos de nuestros hermanos y hermanos migrantes.

Condenar el bloqueo criminal y unilateral que los Estados Unidos de América tiene sobre la República de Cuba, exigiendo a la administración de Donald Trump que cese la hostilidad en contra de la Revolución Cubana y su pueblo.

Rechazar las pretensiones intervencionistas e injerencistas que ciertos países, utilizando a la Organización de Estados Americanos como foro hemisférico, pretenden aplicar a la República Bolivariana de Venezuela, a su Revolución y a su pueblo.

Condenar la actitud lacaya del Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, quien se ha convertido en vocero y representante permanente de la oposición venezolana dentro de la organización.

Apoyar la soberana decisión de la República Bolivariana de Venezuela de denunciar a la Organización de Estados Americanos y dar inicio a la desvinculación con ese organismo, por considerarla anacrónica y una extensión del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América.

Exhortar a los gobiernos latino – caribeños a fortalecer a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños CELAC) como un espacio de legitimidad popular e histórica para encontrarnos los latino – caribeños como hermanos y hermanas.

Consolidar a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) como un espacio ideal para debatir y discutir sobre nuestros problemas en el marco del respeto a la autodeterminación y la no injerencia en asuntos internos.

Saludar la convocatoria a la Conferencia Mundial de los Pueblos realizada por el Estado Plurinacional de Bolivia a través del Compañero Presidente Evo Morales a realizarse entre los días 20 y 21 de junio en la ciudad de Cochabamba y de la cual esta reunión de México constituye una parte preparatoria.

Hacer extensiva esa convocatoria a todos los movimientos y organizaciones sociales, partidos políticos y grupos de presión que creen en la construcción de un mundo menos desigual a debatir en dicha conferencia temas de relevancia como la ciudadanía universal y el derrumbe de muros.

Conformar una red continental que sea expresión y práctica de la DIPLOMACIA DE LOS PUEBLOS que permita dar seguimiento a las denuncias realizadas por este encuentro y siga visibilizando las flagrantes violaciones de derechos humanos que siguen ocurriendo hoy en nuestra región sin que gobiernos y organizaciones internacionales actúen con la contundencia que deberían.

Convocar a ex Presidentes, ex Primeros Ministros y personalidades de América Latina y El Caribe, para establecer una plataforma permanente de solidaridad con Venezuela.

Declarar a Delcy Rodríguez, Ministra del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela, Canciller de la dignidad de los pueblos de la Patria Grande.

Una mención final, de repudio enfático, que es un clamor de nuestros pueblos en toda Latinoamérica y El Caribe, es nuestra denuncia contra las corporaciones mediáticas que han desatado la ofensiva de las mentiras, las calumnias y la desinformación contra el Gobierno Bolivariano de Venezuela y su presidente el compañero Nicolás Maduro. Están usando los Medios de Comunicación como verdaderas Armas de Guerra Ideológica contra los Pueblos.

Son los conglomerados mediáticos quienes están violando los derechos fundamentales de los pueblos a una comunicación e información libres y sin ataduras comerciales. Los pueblos aquí reunidos Luchamos por la verdadera Libertad de Expresión de los Pueblos y por la defensa del legítimo derecho social a una información objetiva, plural, participativa y crítica.


Dada en la Ciudad de México, CDMX, a los dieciséis y diecisiete días del mes de junio de dos mil diecisiete

miércoles, 10 de mayo de 2017

V SEMINARIO INTERNACIONAL DE PAZ

Pensamiento de Fidel inspira 
Declaración Final de Seminario de Paz


Caimanera, 7 may.- “Un mundo de paz es posible”, axioma del Comandante en Jefe Fidel Castro, encabeza la Declaración Final del V Seminario Internacional por la Paz y la Abolición de las Bases Militares Extranjeras, el cual concluyó este sábado en este poblado.

El documento llama a redoblar la lucha contra las agresiones imperialistas amenazadoras de la paz mundial y fue leído por el periodista dominicano Juan Pablo Acosta, vicepresidente del Consejo Mundial por la Paz, en nombre de los más de 200 delegados de 32 países participantes en el foro que sesionó en la ciudad de Guantánamo.

Intervinieron en la cita representantes de organizaciones antibelicistas de todos los continentes, entre ellas el movimiento norteamericano CODEPINK (Código Rosa): Mujeres por la Paz.

La política injerencista estadounidense con fines geopolíticos de dominación, su escalada de enclaves navales por todo el orbe y la expansión de sus socios de la OTAN, fue denunciada en el acto público, desde Caimanera, limítrofe con la única frontera artificial existente en Cuba, impuesta por Washington en 1903.

A ese injustificable enclave yanqui en suelo cubano censura la declaración, aprobada en previa sesión plenaria, la cual exige el retiro de esa ocupación militar y el cese del injusto bloqueo económico a la Isla, ambos mantenidos pese al abrumador repudio internacional.

El texto dado a conocer al mundo critica, además, las guerras injerencistas en el Oriente Medio y África, las cuales provocan migraciones masivas, causantes de la muerte, en el mar, de un gran número de migrantes que buscan refugio en naciones europeas, que por lo general los rechazan.

A ese inestable contexto global –explica el documento– se suma ahora la presencia de una nueva administración republicana en Estados Unidos, que ha generado innumerables criticas y gran escepticismo, y cuyas acciones militares más reciente hacen sonar los tambores de un conflicto de desbastadoras consecuencias para la humanidad.

La proclama en Caimanera se pronuncia contra la seria amenaza actual a la región latinoamericana y caribeña, por las arremetidas imperialistas en contubernio con las oligarquías locales, que se esfuerzan por revertir los progresos sociales logrados durante más de una década en varios países de este hemisferio.

En ese contexto –enfatiza el escrito- cobra mayor vigencia la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, aprobada por la II Cumbre de la CELAC, realizada en La Habana en enero de 2014, como el compromiso político de mayor envergadura adoptado por los estados del área.

Los antibelicistas presentes en Caimanera, la mayoría provenientes de EE.UU., se comprometieron a fortalecer las campañas por un mundo de paz, sin armas nucleares, químicas ni bacteriológicas, y a continuar demandando el cierre de las bases militares en el mundo y la retirada de tropas en los países ocupados.

Desde el jueves último, en la Universidad de Ciencias Médicas de la Villa del Guaso, las delegaciones debatieron en plenaria una docena de ponencias que dieron un panorama de la situación actual de las instalaciones navales extranjeras en el orbe, sobre todo las de Washington, que mantiene 865 en unas 130 naciones.


Presidieron el evento María Do Socorro Gomes, presidenta del Consejo Mundial por la Paz; Samuel Wanitsh, coordinador de la Asociación de Amistad Suiza-Cuba; Graciela Ramírez, al frente del Comité Internacional de Paz, Justicia y Dignidad para los Pueblos, y Silvio Platero, del Movimiento Cubano por la Paz.

A su sesión inaugural asistieron también José Ramón Balaguer Cabrera, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (CC-PCC), quien realizó una aleccionadora intervención, y Denny Legrá Azahares, integrante del CC-PCC y primer secretario en la provincia, presente también en el acto de masas.

Fuera de los horarios teóricos los participantes tuvieron la oportunidad de recorrer las calles de Guantánamo y Caimanera, compartir con sus pobladores y conocer de su rica cultura.

El MOMPADE, envió como delegación al grupo de Teatro "MEMORIA CRITICA" quien presentó una obra en el teatro de la municipalidad de Guantanamo.

DECLARACIÓN FINAL
Un mundo de paz es posible

El V Seminario Internacional de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras se realizó nuevamente en Guantánamo, la más oriental provincia cubana y primera trinchera antiimperialista de América por tener una parte de su territorio ilegalmente ocupado por una base militar extranjera en contra de la voluntad de su pueblo.

Esta nueva edición del Seminario contó con un total de 217 participantes de 32 países entre los que se encontraron líderes del Consejo Mundial por la Paz (CMP) y de sus organizaciones miembros, así como personalidades, luchadores por la Paz, antibelicistas y amigos solidarios de Cuba procedentes de Angola, Argentina, Australia, Barbados, Bolivia, Bostwana, Brasil, Canadá, Chad, Chile, Colombia, Comoras, Cuba, El Salvador, España, Estados Unidos, Guinea Bissau, Guyana, Honduras, Italia, Japón, Kiribati, Laos, México, Nicaragua, Palestina, Puerto Rico, RASD, República Dominicana, Seychelles, Suiza y Venezuela.

Los participantes constataron que el evento se desarrolló en el contexto de una compleja situación internacional caracterizada esencialmente por la permanencia de la agresividad del imperialismo estadounidense y de sus aliados de la OTAN que intentan reconfigurar un nuevo mapa mundial acorde con sus intereses geopolíticos y geoestratégicos y para lo cual incrementan su injerencia en naciones de todos los continentes y la opresión a sus pueblos.

Para lograr esos (denunciaron) objetivos de intervención, dominación y chantaje contra los pueblos del mundo, el imperialismo se apoya en un conjunto de herramientas entre las que sobresale la proliferación de bases e instalaciones militares en numerosos países del planeta.

En esencia, es Estados Unidos, el país que mayor número de bases detenta en todo el orbe seguido de sus socios imperialistas de la OTAN, y es el que posee el mayor arsenal nuclear en la historia de la humanidad.

A lo anterior se adiciona la persistencia de la aguda crisis económica del capitalismo que, entre sus efectos más negativos, ha acrecentado la miseria, el hambre, la pobreza y las desigualdades en las naciones del llamado Tercer Mundo.

Las guerras injerencistas han afectado la estabilidad de varios países del Oriente Medio y de África, provocado como consecuencias los fenómenos migratorios masivos y desordenados que han causado la muerte en el mar de un gran número de inmigrantes que procuraban refugio en naciones europeas, que por lo general los rechazan.

A ese inestable contexto global se suma ahora la presencia de una nueva Administración republicana en Washington que ha generado innumerables cuestionamientos, criticas y un gran escepticismo, y cuyas acciones militares más reciente hacen sonar los tambores de una guerra de desbastadoras consecuencias para la humanidad.

En América Latina y El Caribe, el imperialismo y sus lacayos de turno de las oligarquías nacionales de varios países, intentan revertir el proceso de cambios progresistas iniciado por fuerzas de la izquierda hace ya más de una década, y pretenden restablecer las políticas neoliberales que tanto daño causaron a los pueblos de la región.

Para ello el imperio y sus acólitos, apelan a una sucia guerra económica, política y mediática dirigida a confundir a los pueblos y a destruir el entramado de logros sociales alcanzados por gobiernos progresistas en Venezuela, Bolivia, Brasil, Argentina, Ecuador, Nicaragua y otros, donde hoy se dirime el futuro de toda la región.

En ese contexto, cobra mayor vigencia la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz aprobada por la II Cumbre de la CELAC realizada en La Habana en enero de 2014 como el compromiso político de mayor envergadura adoptado por todos los Estados latinoamericanos y caribeños, reafirmado en las Declaraciones emitidas en la IV Cumbre efectuada en Quito, Ecuador, en enero de 2016, y en la V Cumbre realizada en Punta Cana, República Dominicana, en enero de 2017.

Reconociendo a las personas que luchan en el mundo por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras y por lo expuesto con anterioridad, este Quinto Seminario Internacional llama a redoblar la lucha contra las acciones agresivas imperialistas que amenazan a la paz mundial.


Los luchadores por la paz reunidos en Guantánamo también nos
COMPROMETEMOS A:

• Denunciar sistemáticamente la agresión y la injerencia económica, política y militar del imperialismo estadounidense y sus aliados de la OTAN.

• Alertar a los pueblos sobre los peligros de una conflagración nuclear mundial de incalculables consecuencias para la humanidad.

• Demandar el cierre de las bases, instalaciones y enclaves militares foráneos y el retiro inmediato de las tropas de ocupación extranjeras de los países donde se encuentran desplegadas.

• Continuar reclamando a Estados Unidos que devuelva a Cuba y a su pueblo el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo, y el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero.

• Ampliar la divulgación del contenido de la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz dada su actualidad y vigencia en el contexto político latinoamericano y caribeño.

• Fortalecer la lucha mundial contra el terrorismo, denunciando que sus acciones benefician a los objetivos del imperialismo.

• Multiplicar las acciones de la campaña internacional por un mundo de paz sin armas nucleares, químicas y bacteriológicas y revelar su presencia en bases e instalaciones militares foráneas.

• Denunciar las acciones en contra del medio ambiente y la salud de las poblaciones donde se encuentran enclavadas las bases militares extranjeras.

• Expresar la más amplia solidaridad con los países y pueblos bajo dominio colonial en El Caribe y en Sudamérica donde hay presencia militar extranjera como en Puerto Rico y en las Islas Malvinas, Georgia y Sandwich del Sur.

• Mantener la denuncia de las acciones intervencionistas del imperialismo y la oligarquía contrarrevolucionaria en Venezuela dirigidas a destruir el proceso bolivariano, lo que representa, además, una clara amenaza a la paz en la región.

• Incentivar la solidaridad con los demás procesos progresistas latinoamericanos y caribeños y con el proceso soberano de integración regional, hoy amenazados por el imperialismo.

• Seguir ofreciendo el más decisivo apoyo a la exitosa culminación del proceso de paz en Colombia.

• Condenar las políticas proteccionistas y las amenazas de la nueva administración estadounidense contra los migrantes.

Los participantes en el Quinto Seminario Internacional de Paz y por la abolición de las Bases Militares Extranjeras acordaron trasmitir un fraternal saludo y el reconocimiento al pueblo de Guantánamo y a sus autoridades por la cálida acogida dispensada y las facilidades extendidas para la exitosa culminación del evento.

Asimismo extendieron su saludo a todo el pueblo cubano que continúa realizando un gran esfuerzo por alcanzar una sociedad socialista más justa, próspera y sostenible, y rindieron homenaje a la memoria del líder indiscutible de la Revolución Cubana, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Guantánamo, Cuba, 6 de mayo de 2017.